Una increíble cifra de 178 Tbps

Si creías que los 300 Mbps de fibra óptica de los que las operadoras en muchas ocasiones alardean que es una cantidad alta… no es nada. Al menos si lo equiparamos con el nuevo récord de velocidad, que termina de batirse para llegar a los 178 terabits por segundo. Conforme afirman los estudiosos, es como descargar todo el catálogo de Netflix en menos de un segundo.


El proyecto se ha llevado a cabo por la parte de unos estudiosos de la University Collage London. Como experimento que es, se ha hecho en un laboratorio con equipamiento especial. Está más concebido para la investigación y la puesta al máximo de la tecnología que para el empleo real, sin embargo, eso no le quita mérito a la proeza.

Un fantasma diferente y amplificadores especiales

Según señalan, es el doble de velocidad de cualquier otro sistema incorporado en la actualidad en el planeta. Para lograr esto lo que hicieron para el proyecto fue utilizar un rango mayor de longitudes de onda que las que se transmiten por fibra óptica. Al paso que el fantasma actual usado es de cuatro con cinco THz, los estudiosos usaron un ancho de banda de 16,8 THz.

Fibra

Además, consiguieron amplificar la señal para acrecentar la cantidad de datos transmitidos. En la actualidad los sistemas de fibra óptica ya disponen de amplificadores cada algunos quilómetros para recobrar y progresar la señal que se puede perder por el camino. Se fundamentaron en esta idea mas con unos amplificadores singulares con los que manipularon las propiedades de cada longitud de onda individual.

Para las pruebas los estudiosos produjeron bits azarosos con un PC. Estos fueron mandados mediante una red de fibra óptica de 40 quilómetros que usaron para las pruebas. ¿El resultado? 178 Tbps, o bien unos 178.000 GB mandados en un segundo. Es unas un par de millones de veces más veloz que una conexión comercial a través de fibra óptica en casa.

Indican los responsables del proyecto que esto se puede aplicar asimismo a la infraestructura existente de fibra óptica actual. No se marchan a lograr los pasmosos 178 Tbps, mas puede asistir a progresar las velocidades actuales y reducir la posible congestión de tráfico. Para hacernos una idea, los enormes cables submarinos que conectan el planeta llegan a los 26,2 Tbps en el caso del cable que conecta Bilbao con EE.UU.

El récord anterior que tenemos en lo que se refiere a velocidad de internet procede de Australia, donde se logró trasmitir 44,2 Tbps. En los dos casos se está dejando a un lado un tanto la tecnología tradicional de la fibra óptica pues ya llega a ser técnicamente imposible progresar su velocidad. En su sitio se juega con mudar la longitud de onda, emplear un fantasma diferente o bien dispararla por un ‘peine de luz’ como hicieron en el caso de Australia.

Vía | UCL

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies
Enable Notifications    Ok No thanks