Liberar 750 millones de mosquitos cambiados genéticamente, el plan de Florida para frenar la transmisión de enfermedades

El Distrito de Control de Mosquitos del Condado de Monroe, Florida, ha aprobado un plan para liberar más de 750 millones de mosquitos genéticamente modificados en los Cayos de la Florida a lo largo de 2021 y 2022. El objetivo principal de este plan es evitar la propagación de enfermedades como el dengue, trasmitidas eminentemente por mosquitos hembra. Este plan es afín al ya ejecutado por Australia, que liberó tres millones de mosquitos para frenar la población de la especie o bien el de Google, que ha hecho pruebas afines en California.

Estos mosquitos genéticamente cambiados, bajo el nombre OX5034, están perturbados para producir crías hembra que mueren en etapa de larva. Se conseguiría de este modo, de cumplir los mosquitos cambiados con su propósito, reducir de manera notable la población de mosquito hembra, primordial transmisor de enfermedades.

750 millones de mosquitos para pelear contra los propios mosquitos

La liberación de más de 750 millones de mosquitos es parte de un proyecto conduzco de la Agencia de Protección Ambiental de los USA (EPA) y tiene como propósito revisar si los mosquitos cambiados genéticamente son una opción alternativa a los insecticidas en el momento de supervisar el Aedes aegypti, una suerte de mosquito que transmite enfermedades mortales, como el dengue o bien el zika. La modificación de los mosquitos viene a manos de Oxitec, empresa de propiedad estadounidense con base en R. Unido.

El mosquito OX5034 ha sido perturbado para generar crías hembra que mueren en estado de larva. Su objetivo principal es eludir la transmisión de enfermedades reduciendo la población

El mosquito cambiado genéticamente recibe el nombre de OX5034 y ha sido perturbado para generar crías hembras que mueren en etapa de larva. El foco se pone en las hembras por el hecho de que se nutren eminentemente de sangre, por esta razón pican a humanos y son transmisoras de enfermedades. En el caso de los machos, el comestible primordial es el néctar.

Se desea de este modo reducir la población de mosquitos en ambientes controlados, si bien desde la propia Oxitec declaraban en el mes de mayo su pretensión de emplear dichos mosquitos de una manera «potencialmente más extensa. De momento, las pruebas con OX5034 dismuyen a Florida y al condado de Harris, Texas, donde asimismo se ha aprobado su empleo.

«Este es un avance apasionante por el hecho de que representa el trabajo vanguardista de cientos y cientos de personas apasionadas a lo largo de más de una década en múltiples países, todos los que desean resguardar a las comunidades del dengue, el zika, la fiebre amarilla y otras enfermedades trasmitidas por vectores.» Gray Frandsen, director de Oxitec.

El proyecto va a salir al fin adelante tras conseguir aprobación local, estatal y federal, si bien no es la primera vez que se baraja el empleo de mosquitos de esta clase. En 2012 Florida procuró hacer una prueba con unos mosquitos macho llamados OX513A. En un caso así, estaban perturbados a fin de que tanto machos como hembras murieran en etapa de larva. Estos mosquitos ya habían sido probados en Brasil. Conforme el estudio que especifica las pruebas, se consiguió reducir en un 95% la población de Aedes aegypti.

Image 2020 08 21 09 50 40

Pese a la eficiencia que prometían las pruebas, OX513A no llegó a Florida tras la oposición de más de 100.000 personas que firmaron una solicitud en Change.org, conforme leemos en CNN. Hoy día el número de firmantes ha aumentado hasta lograr más de 230.000, en tanto que prosigue habiendo oposición a estas pruebas.

«Con todas y cada una de las crisis urgentes que encara nuestra nación y el estado de Florida (la pandemia de Covid-19, la injusticia racial, el cambio climático), la administración ha empleado dólares americanos de impuestos y recursos del gobierno para un experimento de Jurassic Park. Ahora, el Distrito de Control de Mosquitos del Condado de Monroe ha dado el permiso final preciso. ¿Qué podría salir mal? No lo sabemos, dado a que la EPA se negó ilegalmente a examinar con seriedad los peligros ambientales, ahora, sin una revisión auxiliar de los peligros, el experimento puede seguir.» Jaydee Hanson, directiva de políticas del Centro Internacional para la Evaluación de Tecnología y el Centro para la Seguridad Alimenticia

Desde el Centro Internacional para la Evaluación de Tecnología y el Centro para la Seguridad Alimentaria, organización estadounidense no lucrativo, se ha emitido un comunicado criticando la presunta falta de análisis de los peligros ambientales que pueden suponer estas pruebas. Si entramos a la solicitud en Charnge.org, vemos que el número de firmantes prosigue medrando.

Vía | CNN

Imágenes | Unsplash y Flickr

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver Política de cookies
Privacidad